top of page

Cómo conseguirlo todo, cuando no consigues nada.

— Quiero empezar a cuidarme.

— Quiero formarme en marketing.

-— Quiero hacer un viaje.

— Quiero dedicarme más tiempo.

— Quiero buscar tiempo para mi proyecto.

— Quiero visitar más a mis padres.

— Quiero recorrer el mundo en bicicleta.

— Quiero dar clases de guitarra.

— Quiero cambiar mis hábitos alimentarios.

— Quiero nadar en el mar.

— Quiero dejar este trabajo y dedicarme a lo que me apasiona.

— Quiero ascender en mi trabajo.

— Quiero aprender francés.

— Quiero subir los 14 ochomiles.

— Quiero comprarme un kajak.

— Quiero hacer meditación.

— Quiero bajar de peso.

— Quiero cambiar de vida.


¿Alguno de estos "quieros" te resulta familiar?


¿Cuántas veces has pensado en lo que quieres y solo se ha quedado en un pensamiento?


¿Cuántas veces te propones algo sin el propósito de pasar a la acción?


Hace unos dias, leí el libro"Top 5 Regrets of the dying" (Los cinco mayores arrepentimientos de los que van a morir), de una escritora llamada Bronnie Ware. Una mujer que durante muchos años trabajó en la planta de cuidados paliativos de un hospital tratando con enfermos terminales.


Cuenta, que en muchas de sus numerosas charlas con pacientes conscientes de que su vida estaba llegando a su fin, siempre les hacia las mismas pregunta a todos.


Curiosamente, por encima del estatus o del dinero, la mayoría de ellos coincidían en que lo que más les importaba giraba alrededor de las personas y del amor.


"Ojalá hubiera tenido el valor de vivir la vida que quise , no la que los demás esperaban de mí"

Este era el arrepentimiento más común. En lugar de preocuparse de conseguir sus sueños, decidieron vivir una vida marcada por otros.


"Ojalá no hubiera trabajado tanto".

Todo el mundo recuerda la cantidad de tiempo que ha dedicado a trabajar en lugar de dedicarlo a su familia o sus amigos.


"Ojalá hubiera tenido el valor suficiente para expresar mis sentimientos"

Cuando las personas saben que van a morir confiesan que en muchas ocasiones no actuaron tal y como les dictaban sus sentimientos para evitar que otros se sintiesen mal.


"Ojalá hubiera mantenido el contacto con mis amigos"

No hay cosa más dolorosa que las relaciones que no fueron cuidadas y murieron


"Ojalá me hubiera permitido ser más feliz"

Al final, la felicidad se escapa por pensar más en los demás que en uno mismo, por el miedo al cambio o por dar importancia a temas que realmente no la tienen.


Una vez que reflexionas sobre este tema, tomas consciencia de lo poco que nos queremos en muchos casos.


Vivimos una vida que en ocasiones no es la que queremos vivir, sólo por agradar a otros y pasamos la vida dejando sueños sin cumplir en la cuneta.


Pienso que es hora de despertar la cualidad de auto amarnos a nosotros mismos que todos llevamos dentro para convertir todos el "quiero" por "he". Vuelve a las frases del principio y sustituye uno por otro. Qué bien suena todo verdad?


Coge lápiz y papel y elabora un listado realista con las 50 cosas que no puedes morirte sin hacer y toma el tiempo que necesites para escribirlas. Una vez que la tengas, colócala en un lugar de casa bien visible por el que sea inevitable no toparte con ella varias veces al día. Y una vez que lo tengas, trabaja, trabaja, trabaja, trabaja cada puñetero día para que no quede un solo renglón de esa lista sin tachar.


Si después de tacharlo todo, algún día te encuentras en la planta de paliativos de algún hospital, al menos tendrás una sonrisa de oreja a oreja provocada por haber tenido una vida plena, llena de recuerdos y propósitos realizados.


David Segorbe

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page