La mayor lección que me ha dado la vida

Dada la gran repercusión que tuvo esta publicación en RRSS, os la dejo aquí al completo. En ella, relato paso a paso cómo fue mi accidente.


Bueno. Pues tengo que comunicar una noticia de esas que nunca piensas que te pueda pasar a tí pero que cuando la máquina va forzada pues pasa, y a mi me ha pasado.

Como sabéis, el próximo día 29 de Mayo iba a estar en Francia en el Campeonato de Europa de Powerlifting para el que llevo 4 meses intensivos con los cinco sentidos puestos en esta cita para intentar hacer las mejores marcas de mi vida.

Pues bien. El pasado sábado organicé en Alhaurín el Grande el Open GPE y los que sabéis lo que hay detrás de organizar un evento así, sabréis que son muchas horas de carga y descarga de discos, barras, material...etc. El caso es que la competición fue un éxito y todo el mundo se fue contento, y esa es la mayor satisfacción para alguien como yo que ama el deporte de una manera que muchas veces antepongo muchas cosas importantes en mi vida por él.

Pues bien. Tras ese sábado tan frenético, tenía un entrenamiento de sentadilla relativamente suave este pasado domingo pero lo suficientemente intenso como para salir con bastante sobrecarga en los cuádriceps y en las articulaciones por el volumen de cansancio acumulado. Pasé el lunes con bastante dolor en las rodillas pero a base de "foam roller" conseguí descargar bastante bien hasta el punto de que ayer martes tenia que hacer frente a la que sería la sesión mas dura de sentadilla antes de partir para Francia. Hice un calentamiento de una hora y media, movilidad, foam, articular, muscular y me preparé mentalmente para afrontarlo hasta el punto de que me meti bajo la barra con una seguridad que jamás había tenido. Para los que no sabéis mucho de Powerlifting habéis visto que en mi modalidad se usan unas vendas en las rodillas que permiten mayor sujeción y palanca y con ello mayor peso levantado. No me las puse hasta los 210kg y las series efectivas de mi entreno de ayer eran 255X1, 270X1 y 282.5X1 que para mis 98kg de peso corporal ya eran un gran reto fisico y mental. Estas vendas oprimen tanto la rodilla que anulan por completo el movimiento hasta el punto de que si van muy apretadas hay ocasiones que es dificil romper la paralela con 250kg.

En la serie de aproximación con 225kg note un fuerte dolor en la rodilla derecha y una inflamación en el tendón del cuádriceps considerable hasta el punto de que me planteé llamar a Alex Rodríguez,  mi entrenador y comentarle lo que me pasaba para que me aconsejase si era mejor parar o intentar pero dije, bueno, voy a hacer la primera serie efectiva y en función como me vea actúo. Esos putos 255 subieron con dolor pero a una velovidad que la barra se me despegó de los hombros. Estaba muy dolorido y a la vez eufórico y cometí el error de seguir. Pasé a los 270 concentrado, mentalizado y seguro de que los estamparía contra el techo pero no fue así. Cuando bajé sentí como el tendón de mi rodilla derecha se rompía, la barra caía sobre el soporte de seguridad y quedaba tendido en el suelo.

Nunca imaginé ir dentro de una ambulancia con la sirena puesta camino al hospital y que el paciente fuera yo.

Esa sentadilla se ha llevado consigo todos mis proyectos deportivos de este año incluídas las dos competiciones a las que iba a asistir y los dos documentales de la serie EL RETO que se iban a grabar.

Aquí me veo. En una camilla, con la pierna colgando y esperando fecha para entrar en quirófano. Lecciones que nos da la vida de las que estoy convencido de que yo, saldré reforzado. Esto son sólo unas pequeñas vacaciones porque los que me conocen de verdad saben de sobra que esta mierda, junto con mi familia, son las que me hacen sentirme vivo.

Gracias de corazon a los que os estáis interesando por mi desde ayer. Os aseguro que esos mensajes de apoyo son los que me dan ánimo para seguir adelante

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo