¿Qué tipo de deportista eres? (Parte I)

A lo largo de mi carrera, he ido aprendiendo a base de errores cuales son los puntos a los que hay que darle prioridad a la hora de marcarse objetivos en el deporte.


He conocido deportistas aficionados, amateur, profesionales y fueras de serie y cuando hablo con ellos sobre este tema me doy cuenta de por qué cada uno está en cada grupo.


Está claro que el deportista aficionado no busca en el deporte más que divertirse, practicando su actividad favorita. Rara vez tiene más inquietudes por mejorar que la de adquirir un equipo de mayor calidad para practicar su actividad. Si son runners, buscan mejores zapatillas, si les va la bicicleta, buscan una con mayores prestaciones, y si les gusta el tenis, el último modelo de raqueta de carbono será su mejor adquisición.


Después está el grupo de deportistas amateur. Este grupo abarca a aquellos deportistas que deciden dar un paso y preparar una competición, un torneo o una carrera y lo convierten en algo habitual como describía en este artículo. Aquí llegamos a un punto en el que llevar un mejor material, no siempre nos va a ayudar a ganar. Ahora empieza una etapa en la que entran en juego otros factores determinantes que nos pueden llevar a hacerlo mejor o peor como por ejemplo, dedicar más tiempo a la preparación física, a pensar cómo se puede mejorar el rendimiento para rascar algunos puestos en la carrera o a subir en la tabla clasificatoria. Realizar ejercicios auxiliares en el gimnasio que potencien nuestras cualidades físicas a la hora de sentirnos más cómodos o practicar la técnica de nuestro deporte antes de dar ningún otro paso (imaginaros a un halterófilo que quiere cargar cada vez más peso sin una técnica depurada), serían determinantes en un atleta de competición. Otro de los factores que se suelen tener en cuenta es llevar una alimentación más acorde a las necesidades de nuestro deporte. Hay que comer correctamente para sacar mayor partido a nuestra preparación así que visitar a un dietista que nos ajuste los macro nutrientes a nuestras necesidades no sería mala idea. 


Pasamos al grupo de los profesionales, en el que ya no se pueden dejar cabos sueltos dado que nuestra carrera dependerá de ello. Aquí si que no vale sólo con entrenar y cuidar la comida. Luchas por ser el mejor y por ganar, y para ello, hay que rodearse de un equipo de profesionales, cada uno especialista en su materia que nos hagan preocuparnos únicamente de seguir sus directrices para ganar. Fisioterapeuta y osteópata para aliviar la carga muscular y tener una musculatura y un sistema óseo liberado de estrés, nutricionista, psicólogo deportivo y por supuesto el entrenador. En ellos está la clave de nuestro éxito. Si fallamos en uno, a nuestra silla le faltará una pata.


(continuará)

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo