Un campeón desconocido

Actualizado: 6 may 2020

MARINA RIVAS MÁLAGA. Lunes, 5 diciembre 2016, 01:15

Eran apenas las once de la mañana y ya había entrenado a cuatro clientes antes de trasladarse a Málaga para comenzar con la entrevista. Y es que, además de las largas horas de puesta a punto que le dedica a su cuerpo, no puede dejar de lado el trabajo como nutricionista y preparador físico, el que realmente le da de comer. Este es el día a día del fuengiroleño David Segorbe, proclamado hace una semana, campeón y número uno del mundo de powerlifting.

Se trata de una modalidad deportiva escasamente conocida en España, pese a que goce de mayor repercusión en otros países como Estados Unidos, Rusia o Países bajos, entre otros destinos. «Ahora es cuando este deporte está empezando a despuntar en España, pero para eso antes han tenido que salir fuera a triunfar», explica Segorbe. A simple vista, muchos lo confunden con la halterofilia, aunque reúnen características dispares.


Halterofilia y powerlifting


«La halterofilia es un deporte más técnico, que consiste en realizar un movimiento completo para levantar la barra por encima de la cabeza. Sin embargo, este es un deporte de fuerza pura y dura», señala. Y lo hace, a diferencia del primero, a través de tres movimientos: sentadilla, que mide la fuerza de las piernas; press de banca, encargado de evaluar el tren superior y peso muerto, que comprende el cuerpo entero.


Hace dos semanas, este malagueño, que lleva más de doce años en el mundo de la competición, partió hacia Inglaterra para disputar un campeonato que nunca olvidará. En una pequeña ciudad, cercana a Londres, Segorbe logró hacerse con el título de campeón del mundo de powerlifting al hacer un concurso casi perfecto, en el que levantó 300 kilos en sentadilla, 182,5 en press de banca y de nuevo 300 en peso muerto. Un total de 782 kilos y medio que le llevaron hasta el oro. Mejoró además en 42 kilos con respecto a su marca personal. Iba decidido a luchar y optó por arriesgar y añadir peso a la barra. «Prefiero perder sabiendo que he ido al límite que ganar sin haberme arriesgado», se sincera.

No fue el atleta que más cantidad logró levantar, pero sí en función a su peso. Esta es otra de las peculiaridades de esta poco conocida modalidad deportiva. Y es que, a la hora de evaluar a los competidores, el vencedor resulta ser el que más carga levanta en proporción a su peso corporal. Tras esta victoria, ya tiene su pase guardado para el Mundial de 2017, que tendrá lugar en Chicago. «El año que viene, o revalido el título o me lo quita otro, pero ahora y durante un año, el campeón soy yo», asegura.

Visto este gran esfuerzo físico, asombra que un campeón del mundo no reciba compensación económica alguna al recibir su título. «Nadie puede vivir de un deporte como este», destaca, aunque añade: «La compensación viene en forma de 'sponsor'. En este caso, concretamente, la marca Ion-One me propuso impartir una gira de seminarios por España para dar visibilidad a mi deporte, y ya esta serie de conferencias no lo imparte David Segorbe, lo imparte el campeón del mundo. Ahí es cuando yo gano».

Aunque no todo es entrenar para este malagueño, ya que a su vez trabaja como dietista y preparador físico en el gimnasio Triple X de Mijas. Aquí ayuda a diario tanto a un grupo de personas que compiten en powerlifting, incluso a nivel nacional, como a jóvenes y adultos procedentes de todo tipo de deportes: triatlón, tenis, fitness o boxeo, entre otros.


Nuevos retos


A pesar de sus 40 años, sus metas deportivas siguen sin tocar techo. «Yo me considero deportista y, como tal, le busco una funcionalidad a mi cuerpo más allá de la estética. Me gusta sacarme partido, ver dónde están mis límites», comenta. Por esto, se encuentra en busca de nuevos retos y, para ello, ya tiene planeado un novedoso proyecto: la grabación de una serie de documentales sobre deportes extremos que servirán para dar visibilidad a estas modalidades de fuerza. Una iniciativa que comenzará a rodar a partir del mes de enero y a través de la cual destinará una parte de lo recaudado a apoyar a diversas causas sociales. Más concretamente a colectivos en riesgo de exclusión social.

Esta es otra de las facetas más destacadas del deportista fuengiroleño. Y es que, dentro de su filosofía, está el poder ayudar a los demás siempre que la ocasión lo permita, como reivindica que debería hacer todo deportista que goce de cierto renombre por los logros conseguidos dentro de su especialidad. Así lo hizo también el pasado año, cuando destinó la totalidad de los fondos recaudados en el campeonato de España de 'powerlifting' (que él mismo organizó en la localidad de Mijas) a la Asociación Española contra la Fibrosis Quística.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo